Así es como empezó la aventura de CaLCeToS. Desde luego que no inventamos la pólvora, pero abrimos un buen melón. Lo mejor, aún está por llegar.